Una sonda terrestre penetra por primera vez la atmósfera solar

En una misión llamada Parker Solar Probe, que durará casi siete años, está previsto que la sonda pase 24 veces por partes nunca antes exploradas de la atmósfera externa del Sol, a la que se conoce como la “corona” y que alberga grandes misterios para la ciencia.

Por primera vez en la historia una sonda terrestre ha penetrado la atmósfera solar y se mantiene viajando alrededor de la estrella mientras sigue enviando información reveladora a los científicos de la NASA, que la lanzaron al espacio en agosto de 2018.

Tras más de un año de viaje, la sonda Parker ha llegado hasta la atmósfera solar volando a unas 14 millones de millas de la superficie, casi la mitad de la distancia a la que se encuentra Mercurio.

En una misión llamada Parker Solar Probe, que durará casi siete años, está previsto que la sonda pase 24 veces por partes nunca antes exploradas de la atmósfera externa del Sol, a la que se conoce como la “corona”.

Hasta el momento, Parker Solar Probe ha completado tres de esos 24 pases y sus revelaciones fueron publicadas este miércoles en cuatro nuevos artículos en la revista Nature, que documentan los hallazgos de esta sonda que apenas ha comenzado su recorrido y las expectativas del equipo de científicos en esta misión.

Para explicar estos hallazgos de forma más coloquial y menos técnica, a partir de las 2:00 pm de este jueves un equipo de científicos de la NASA estarán respondiendo preguntas en Reddit sobre los descubrimientos de la Parker Solar Probe hasta el momento.

Las principales revelaciones de la Parker

El principal objetivo de esta misión era resolver un misterio aún sin explicar: ¿qué calienta la corona solar?

Y es que la parte más externa de la atmósfera del Sol es, contra todo pronóstico, 200 veces más caliente que la propia superficie de la estrella, lo cual va en contra de las leyes de la naturaleza que afirman que mientras más lejos se está del centro, más baja será la temperatura.

“La corona halla por lo tanto una manera de calentarse ella misma. Buscamos determinar los procesos físicos que lo permiten”, explicó a la agencia AFP Alexis Rouillard, coautor de los artículos e investigador del Instituto de Investigación en Astrofísica y Planetología de Francia.

Los científicos esperan resolver este misterio a lo largo de la misión de la sonda, que todavía se prolongará unos seis años, acercándose lo máximo al Sol en 2024.

Viento solar

De acuerdo con las publicaciones de Nature, los hallazgos que ha desvelado Parker por el momento aportan nueva información sobre el comportamiento del material y las partículas que se desprenden del Sol y viajan en un flujo constante a toda la galaxia. Lo que se conoce como “viento solar” ha resultado ser mucho más impulsivo e inestable de lo que sabíamos, analizando el flujo que llega cerca de la Tierra.

“Observado cerca de la Tierra, el viento solar es un flujo de plasma relativamente uniforme, con ocasionales caídas turbulentas. Pero para ese punto ya ha recorrido más de 90 millones de millas, y el rastro de los mecanismos exactos del Sol para calentar y acelerar el viento solar han desaparecido. Más cerca de la fuente del viento solar, Parker Solar Probe vio una imagen muy diferente: un sistema complicado y activo”, explica uno de los artículos.

Las ráfagas de viento solar “vienen en grupos y parecen tener una estructura coherente”, explica Justin Kasper, físico de la Universidad de Michigan y coautor de varios de los estudios publicados.

Campo magnético

Asociado a la actividad del llamado viento solar, otra sorpresa para los científicos fue el comportamiento del campo magnético del Sol, que se cree que pueda tener que ver en el calentamiento de la corona.

Gracias a Parker se ha descubierto que el campo magnético del Sol se invierte súbitamente 180 grados para volver a girar unos segundos o unas horas después, según informó la Universidad de Berkeley en un comunicado.

Pero además, se ha visto que el viento solar se desvía por momentos de manera muy significativa, ya que la corona solar gira más rápido de lo previsto.

“Estas observaciones cambiarán fundamentalmente nuestra comprensión del Sol y del viento solar y por lo tanto nuestra capacidad de prever eventos meteorológicos espaciales”, asegura Justin Kasper.

Por el momento no hay muchas respuestas sobre los fenómenos observados, reconoció el físico, pero existe la esperanza de que en los próximos seis años de misión se consigan entender e incluso predecir.

La sonda Parker es la primera de la NASA en recibir su nombre de un científico vivo: el destacado astrofísico estadounidense Eugene Parker, quien recibió la noticia con gran entusiasmo y valoró los hallazgos hechos hasta el momento por el artefacto.

En 2024, la sonda Parker alcanzará su punto más cercano al Sol, llegando hasta poco más de cuatro millones de millas de la superficie. A sus hallazgos se sumarán también los de la Solar Orbiter, una misión europea con más instrumentos cuyo lanzamiento está programado para febrero de 2020.

Fuente: https://www.univision.com

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *